Lo que más me sorprendió de Isabel cuando la conocí fue su enorme capacidad para entender el contexto, empatizar con la situación y rápidamente detectar los puntos que atacar. Durante meses hemos trabajado la alineación de los equipos, de la Dirección con el Consejo y de las ideas con las acciones. No sólo hemos tenido éxito, sino que me ha dado las herramientas para hacer que ese éxito sea sostenido en el tiempo.

Pero paralelamente y casi sin darme cuenta, he interiorizado el concepto de la “Construcción Consciente”: es esencial conocer y comunicar el sentido de cada una de nuestras decisiones para fomentar la implicación, explicar el por qué de cada acción para afianzar nuestro propio liderazgo y compartir nuestra visión con toda la organización para, una vez más, acabar alineándonos hacia los mismos objetivos. Ser conscientes de qué hacemos y, sobre todo, para qué lo hacemos.
Isabel es una persona pragmática y muy empática. Hábil, práctica y eficiente a la vez que cariñosa, teamplayer y motor de cambio. Es el número 7 en mi SpeedDial ; )”